Trece jornadas de Liga y el Barça sigue mandando con autoridad tras sumar también en un estadio tan complicado como Mestalla, sede de un gran Valencia que se mantiene segundo a cuatro puntos. Como sucedió en el Wanda Metropolitano, otro escenario en el que una derrota entraba dentro de lo que se puede asumir, el equipo de Ernesto Valverde se levantó con 1-0 en contra para empatar.

Son los dos únicos tropiezos de un líder que ha ganado los 11 partidos restantes y que le saca ocho puntos al Real Madrid y al Atlético. Y, curiosamente, esos dos encuentros sin victoria son los que más han convencido a la crítica, muy severa con el juego azulgrana, poco brillante, y una sospecha angustiosa para el purista culé de resultadismo. Nada de eso pasó en Valencia, donde el conjunto azulgrana acabó arriesgando en busca del 1-2 en un último minuto loco en el que casi encaja el 2-1 de Zaza.

Si hace unas semanas el Barça acabó encerrando al Atlético en su área, jugando en campo contrario y presionando de forma excelente tras perder el balón para recuperarlo de inmediato hasta que Luis Suárez empató (y Messi rozó el 1-2), el domingo el conjunto azulgrana ofreció una primera parte para enmarcar, dominando al Valencia, impidiéndole mostrar sus virtudes al contragolpe y buscando un gol que no llegó. Mejor dicho, que sí llegó, tras disparo de Messi y error de Neto, pero que no subió al marcador porque el árbitro gallego Iglesias Villanueva miró a su asistente y éste ya no pudo mirar a nadie más, desprotegidos los dos por el fútbol español en general, que vive en la edad de piedra, sin Ojo de Halcón ni VAR. En la segunda parte, el Barça ya tuvo más problemas, especialmente tras el 1-0 de Rodrigo, pero reaccionó con entereza para empatar con un gran gol de Alba tras asistencia imposible del ‘10’.

Lo del Barça es tan sorprendente, algún mérito tendrá que Valverde, que sigue cumpliendo con sus objetivos sin el lesionado Dembélé (el sustituto de Neymar, que no se olvide), con Luis Suárez a trompicones por sus problemas de menisco (sólo ha marcado en uno de los últimos 9 partidos) y sin los goles de Messi, que lleva cinco partidos oficiales sin gol. Bueno. En Mestalla sí entró un disparo suyo… Eso era algo impensable en las pasadas temporadas. También hay que resañar que el 1-1 en Mestalla llegó con Deulofeu, Aleix Vidal y Denis Suárez en el césped, tres jugadores con pocos minutos y sin el cariño de los barcelonistas, que seguramente no entendieron los cambios. Y no se puede olvidar que el centro de la defensa lo formaban dos zurdos como Umtiti, ahora mismo el jugador más en forma, y Vermaelen, que debutaba en la Liga tras haber disputado un partido de Copa.

Que Messi y Luis Suárez arrastran fatiga es evidente. Valverde ya dio descanso a Leo de inicio en Turín y esta semana dispondrá de dos días de fiesta, como el uruguayo, Sergio Busquets, Iniesta, Jordi Alba y Umtiti. Los seis no tienen que presentarse hasta el miércoles, por lo que quedan liberados de disputar el Barça-Murcia este miércoles en la vuelta de los 1/16 de final de la Copa del Rey que quedaron encarrilados con el 0-3 de la ida.

Tampoco disputarán el partidos los lesionados Dembélé, Rafinha, Sergi Roberto, André Gomes, Mascherano y Arda Turan. Valverde ya ha llamado este lunes a siete jugadores del filial: el portero Ortolá, los centrales David Costas y Jorge Cuenca, los centrocampistas Aleñá y Oriol Busquets y el delantero Marc Cardona. Entre ellos y el lateral zurdo Cucurella y el delantero Arnaiz, que jugaron en la ida, saldrán los elegidos para reforzar la convocatoria copera.

camiseta-nueva-del-barcelona-home-2017-2