MADRID -- Isco dio la mejor actuación de la temporada en la victoria por 2-3 sobre el Sporting de Gijón para asegurar la primera posición de la tabla en la jornada previa al clásico del futbol español, un partido clave en la lucha por el título de Ligo.

Los suplentes del Real Madrid han jugado un papel fundamental para que el equipo llegue con un colchón de tres puntos (y un partido menos) a la jornada 33. La amplitud y calidad del plantel ha permitido que Zinedine Zidane la recta final con dos equipos, el estelar, que juega los partidos grandes, y el de los ‘jovenes’, que actúa en tardes como la de este sábado, ante rivales modestos que, en principio, no deberían suponer un gran problema para un equipo que aún con nueve suplentes, está plagado de jugadores internacionales.

El plan ha funcionado hasta el momento; tiene relativamente poca gente lesionada (Pepe, Varane y Bale), y a los estelares frescos para los partidos decisivos. De ahí que solo dos hombres de los prospectos para titulares ante Bayern y Barcelona, Nacho y Ramos, salieran como titulares en Gijón. Salvo Marcelo y Casemiro, que entraron en la segunda parte, el resto se quedaron en la banca o en casa. Y eso porque no hay más centrales disponibles.

Las rotaciones masivas han sido una constante en la segunda mitad de la campaña. Y también que el más destacado de esos hombres de segunda línea sea el mediocampista malagueño.

Como suele ocurrir en las tardes en que Zidane saca a lucir a su equipo ‘alterno’. No hace ni un mes que Isco jugó un papel igual de decisivo en la victoria por 3-0 sobre el Alavés, donde contribuyó con un tanto, y ante el Sporting se ha lucido números que superan por mucho a los del resto. Isco contribuyó con dos tantos al marcador, el primero, en una soberbia jugada en que regateó a varios defensas, y el tercero, además de cargar con el equipo a sus espaldas.

Acabó con 119 toques, más que cualquier jugador en la cancha, 89 pases, incluidos siete pases a profundidad y tres centros, cuatro situaciones de gol y la escandalosa cantidad de diez regates. Fue en gran parte gracias al ‘22’, que el equipo merengue acabó con un aplastante 69% de la posesión y tuviera hasta 18 oportunidades de gol.

Vaya por delante que el Sporting apenas presentó argumentos frente al Real Madrid, por mucho que le metieran miedo a los merengue cuando consiguieron, y dos veces, el empate parcial debido a la fragilidad defensiva del equipo de Zidane. Aun así, es destacable que el malagueño mantenga cierta constancia y consistencia en su juego.

Con los dos tantos de esta tarde suma nueve goles en y seis asistencias en 26 partidos de Liga.

El gran momento de juego por el que atraviesa el malagueño le ha permitido ganar crédito en la base de su negociación para renovar – no es secreto que pide a gritos una oportunidad en los partidos de peso y un sueldo similar al resto de jugadores estelares. Pero por otro lado pone presión al técnico, a quien abiertamente se le cuestiona la fe en los jugadores estelares para los partidos decisivos y deje a Isco para los menores, cuando muestra nivel para entrar en el primer grupo.

A menos que Gareth Bale no logre recuperarse de las molestias en el tobillo y le ceda su lugar, Isco no está contemplado entre los potenciales titulares para los partidos de la próxima semana ante el Bayern Munich y Barcelona. Sobre todo el primero, si se toma en cuenta que esta campaña no ha jugado más que 77 minutos en Champions repartidos en dos partidos.

El técnico merengue Zinedine Zidane elogió la actuación del mediocampista: "Isco tiene la personalidad para hacer partidos como el de hoy porque es un gran jugador", dijo sin querer asegurar que el de hoy fue el mejor partido de Isco esta temporada, se limitó a decir que fue "de los mejores que hizo".

Zidane aseguró que se sentía "injusto con todos los jugadores que tenía que dejar en el banquillo, no sólo con Isco", pero que esa "es una de las dificultades de ser entrenador del Real Madrid".

camiseta-nueva-del-real-madrid-home-2017